Seguinos
https://tdnews.com.ar/wp-content/uploads/2020/09/tdnews-banner-colosal-1.jpg

Locales

CONSTERNACIÓN POR EL FALLECIMIENTO DEL EX INTENDENTE LEONARDO TOMMASONE

Publicada

en

Profunda consternación causa la noticia del fallecimiento de Leonardo Tommasone, ex jefe comunal de La Adela. Esta semblanza lo pinta de cuerpo entero y es un fiel homenaje a un hombre comprometido con su pueblo con su tiempo.
“Soy albañil desde los 13 años. En noviembre agarré otra vez la cuchara y el balde. Lo que pasa es que el municipio está pobre, y desde hace cuatro meses no cobro mi sueldo de funcionario. De vez en cuando retiro a cuenta 100 o 200 pesos, con el permiso de la tesorera. Pero mi sueldo, ahora, lo gano en la obra”, contaba a comienzos de los 90 Leonardo Tommasone, elegido en 1991 intendente de La Adela.
Momentos difíciles para La Pampa y para el país.
“El intendente y el secretario cobran 2.000 pesos. Pero ante la falta de ingresos (merma en la recaudación de impuestos, mayor gasto asistencial), Tommasone y Elizaga han optado en los últimos cuatro meses por no cobrar sus sueldos y permitir así que los empleados puedan percibir los suyos íntegramente. Yo cobro plata de a puchitos; a veces saco 30 pesos, otras saco 50, otras no más de 20…, revela Elizaga.Balde y cuchara”
“Mientras un sol inclemente se abate sobre el pueblo, sobre sus calles de ripio, sobre sus casitas prefabricadas, Tommasone sale de la Municipalidad a las dos menos cuarto de la tarde, llega a su casa. Unos minutos después, almuerza, y a las tres de la tarde ya se ha vestido como albañil. Su destino: una estancia ubicada a 25 kilómetros de allí, donde este hombre de salud de hierro trabajará con la cuchara, el balde y el martillo hasta las siete y media de la tarde.
“Su día de trabajo, sin embargo, no habrá terminado: casi todas las noches, desde las nueve hasta las 12, atenderá en su pequeño despacho municipal asuntos administrativos. Tommasone lo explica a su manera: Yo soy un tipo decente y nada más. Me quisieron sobornar unas cuantas veces, pero los mandé a pasear. No hay mayor satisfacción que vivir del trabajo de uno. Y le diré una cosa: voy a trabajar con los andamios hasta los ochenta años. Entonces, por primera vez, se ríe con ganas.”

Continue Reading
Comenta aquí

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Envianos tu noticia