Seguinos
https://tdnews.com.ar/wp-content/uploads/2020/09/tdnews-banner-colosal-1.jpg

Locales

A 106 AÑOS DE «LA CREZCA GRANDE»

Publicada

en

Hace 106 años las poblaciones riocoloradenses de Bournichón y Buena Parada quedaron inundadas por la súbita creciente del río que le da nombre a la región; hubo 50 víctimas fatales y enormes pérdidas materiales.

El hecho, que marcó a la región por sus consecuencias económicas y sociales, es recordado en el imaginario colectivo de los riocoloradenses como «la crezca grande»; y sus huellas están visibles en la estación ferroviaria, y en el antiguo edificio municipal de Buena Parada, donde se pueden apreciar las marcas que dejó el agua.

La impresionante crecida del Colorado se originó en la naciente del curso fluvial, sobre el río Barrancas en la provincia de Neuquén, por el desborde del embalse natural de la laguna Cari Laufquén a consecuencia de las intensas nevadas de fines del invierno del año 1914 y un fuerte deshielo en la primavera siguiente.

Entre el 29 y el 31 de diciembre las aguas comenzaron a bajar con un fuerte caudal y arrasaron pueblos de la actual provincia de La Pampa como Colonia 25 de Mayo; se estima que en algunos puntos del valle que se desliza hacia el este el torrente llegó a los 16 metros de altura y que el volumen alcanzó a los dos mil millones de litros.

En la primera semana de enero la creciente llegó a Bournichón y Buena Parada -hoy Río Colorado- y otras localidades aledañas como Pichi Mahuida donde, según las crónicas periodísticas, una formación ferroviaria quedó sumergida hasta las ventanillas y el agua alcanzó las banderolas de las puertas de la estación.

El fenómeno hídrico no volvió a repetirse porque la laguna Cari Laufquén no se llenó en esa magnitud y, por otra parte, la construcción del embalse de Casa de Piedra -en los años 70- reguló el cauce del Colorado.

Las pérdidas materiales fueron cuantiosas, muchos edificios se derrumbaron, como la primera capilla inaugurada en 1908 y el inmueble donde funcionaba el correo.

La municipalidad y la comisaría lograron permanecer en pie, pero sufrieron gran deterioro en paredes, pisos, muebles y su refacción excedía ampliamente las exiguas finanzas del municipio.

Entre tanto desastre también se perdieron valiosos documentos y libros de ese momento.

La ayuda que llegó del gobierno nacional fue escasa, apenas proveyó de semillas a los pequeños agricultores para que pudieran reiniciar sus plantaciones tiempo después.

Cuando bajaron las aguas, las poblaciones de Bournichón y Buena Parada se unificaron administrativamente en la municipalidad de Río Colorado. Comenzó ahí la reconstrucción y la historia de «la crezca grande» de enero de 1915 quedó tan sólo en recuerdos amargos.

Continue Reading
Comenta aquí

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Envianos tu noticia