Seguinos
https://tdnews.com.ar/wp-content/uploads/2020/09/tdnews-banner-colosal-1.jpg

Nacionales

VACUNA CONTRA EL COVID-19 FABRICADA EN ARGENTINA

Publicada

en

Tras el anuncio del presidente Alberto Fernández, hay mucha expectativa en la población por la vacuna de Oxford y el laboratorio AstraZeneca que se fabricará en el país.

Esteban Corley, el director de la farmacéutica mAbxience (pharmADN), la firma que se encargará de producir la sustancia activa de la vacuna en Argentina, dio pistas clave para la población en una entrevista de A24. También relevamos otras fuentes científicas y del gobierno nacional.

La farmacéutica mAbxience (pharmADN) producirá el principio activo de la vacuna, es decir, el antígeno, el inmunógeno. Ese inmunógeno luego irá a México donde será formulado, puesto en las jeringas (es decir, envasado) y distribuido.

La vacuna contiene adenovirus de chimpancé con la proteína a partir de la cual se buscará neutralizar el virus. Casi todas las vacunas apuntan a las proteínas [del SARS-Cov-2] para poder generar en nuestros organismos una respuesta inmune. Es decir, estimula el organismo con esa proteína, pero sin el virus que es el que causa el daño. Así, el organismo monta una respuesta inmune y cuando realmente llega el virus, ya está preparado y tiene una memoria inmunológica.

AstraZeneca posee una licencia del laboratorio de Oxford, en el Reino Unido, donde se desarrolló la vacuna. Hizo un convenio con mAbxience, que es una firma dotada de la más avanzada tecnología mundial y realizará la transferencia de tecnología. La firma mAbxience tiene status de laboratorio estándar GMP (good manufacturing practice), es decir, con las autorizaciones más exigentes para moverse con elementos biológicos. Solo hay dos o tres en América Latina.

La empresa mAbxience promete trabajar con celeridad. Hay que tener en cuenta, de todos modos, que esta es una vacuna que está en la fase 3 de estudio. Se piensa que aproximadamente a fines de octubre y primeros días de noviembre van a estar los resultados definitivos de eficacia de la vacuna. En el primer semestre del año que viene estaría lista para su aplicación, aunque la esperanza es tener las dosis disponibles para enero o febrero. El presidente Alberto Fernández dijo que el acuerdo del país con Oxford y AstraZeneca “permite a Latinoamérica y a Argentina en particular acceder entre 6 y 12 meses antes a la vacuna, tiempo al que no hubiéramos accedido si no hubiéramos desarrollado este acuerdo”.

Las empresas están «produciendo a riesgo», teniendo en cuenta que la etapa final de la vacuna no está concluida, aunque tienen datos muy certeros de su eficacia, probados en fases 1 y 2 y ya publicados, a diferencia de la vacuna Sputnik V anunciada por Rusia, que no cuenta con publicación científica. Es decir, los privados financian enteramente la fabricación.

La vacuna de Oxford ha mostrado que no solo genera una respuesta inmune humoral sino también genera una respuesta inmune celular. El pensamiento científico corriente indicaría que esa es una respuesta necesaria para una buena naturalización de la patógena.

Prometen llegar a todos los países latinoamericanos, menos Brasil que tiene asegurada otra vacuna. El reparto promete ser equitativo entre los países que así lo demanden y a solicitud de sus gobiernos.

Se calcula que va a costar entre 3 y 4 dólares cada dosis. El presidente Fernández lo consideró un precio “mucho más que razonable”. Todo indica que el Estado debería hacerse cargo del costo de vacunar a pacientes vulnerables y sectores esenciales (que son la prioridad). También existiría la opción de que un particular pueda comprar más adelante la vacuna por su cuenta, siempre que haya stock suficiente.

Los adultos mayores, los trabajadores de la salud, los pacientes de riesgo (es decir quienes tengan algún tipo de patología previa que los haga más vulnerables al coronavirus). El criterio de aplicación es similar al que se usa actualmente para aplicar la vacuna de la gripe.

Se cree que deberán aplicarse dos dosis. Pero se sabe -por los estudios realizados- que una dosis otorga un 91% de inmunidad. Y las dos, un 100%

No se sabe cuánto durará la inmunidad, pues se está aún en etapa de investigación. Sí se sabe que a la semana de completar el esquema (de dos dosis) la persona ya tendría respuesta de anticuerpos como para estar protegida”.

Los efectos adversos son mínimos: poca fiebre, dolor de cabeza o decaimiento superables, según indicaron los estudios.

Fuente: Río Negro

Continue Reading
Comenta aquí

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Envianos tu noticia